martes, 1 de noviembre de 2011

Historia del agua embotellada

Retomando el blog luego de unas pequeñas vacaciones en Grecia (donde he vivido de primera mano las consecuencias que la crisis económica europea está generando en la gente), sigo posteando temas relacionados con la sostenibilidad, la palabra "mágica" de estos tiempos. Aunque últimamente he estado en una serie de conferencias donde se la menta para justificar hasta lo injustificable, lo cual está llevando a una devaluación del valor del concepto sustentable, ya que de un tiempo a esta parte (y sobre todo desde que los políticos han conocido la palabreja en cuestión) esta se utiliza para cualquier cosa y de cualquier manera. Por ejemplo, para decir que ahora se debe pagar por cosas que hasta ahora no se habían pagado (o se pagaban con los impuestos de todos), aduciendo que ello ayuda a la "sostenibilidad del sistema nacional de salud" o del "sistema universitario catalán"  (creo que queda más o menos claro dónde ha escuchado tan clarividentes declaraciones....). Esta concepción de la sostenbilidad no tiene nada que ver con lo que yo y mucha otra gente desde hace décadas entendemos por tal.
Entonces, ya que el concepto de sostenibilidad comienza a entrar en la conciencia colectiva, y ya que al mismo tiempo está tan de moda beber agua "mineral" porque la del grifo parece insalubre, no está mal pararse a pensar un poco sobre las consecuencias de nuestras decisiones cada vez que compramos una pequeña botella de agua. Aparte de ser un negocio fenomenal, muy bien gestionado, y mucho mejor aún vendido, el problema de los residuos generados es de muy difícil resolución. Creo que este video que adjunto lo explica muy bien. Y resulta inquietante.




2 comentarios:

belenalvarezpalomo dijo...

En este enlace hay un documental de radio (en inglés) de la BBC sobre el agua embotellada, de la serie La Comida que General Millones. Cereales, Agua... en difinitiva cosas que son prácticmante grátis las ponen en envase con logo y dibujitos y te cobran 20 veces más. El negocio redondo.
http://www.bbc.co.uk/worldservice/documentaries/2010/12/101215_food_that_makes_billions.shtml

Adrián Mallol dijo...

Gracias Belén por el enlace.
Sí, realmente es un negociazo, y bastante oscuro por cierto. Por eso, a falta de tener algún manantial puro cerca, yo sigo aferrado a mi jarrita filtrante que mejora bastante el sabor del agua de Barcelona. Y no me he pillado ninguna enfermedad por beber agua del grifo desde hace 20 años.