jueves, 13 de septiembre de 2007

Más Baroja


Sigo con las frases de Baroja que me han gustado, de "El árbol de la ciencia".... En el caso de la de hoy, porque pese a haber sido escrita hace 94 años no ha perdido nada de razón. Simplemente cambiando los nombres, es de rabiosa actualidad. Prueben... donde dice Alcolea, reemplacece por Buenos Aires, Madrid, o Washington (entre varios miles de posibilidades, off course). El resultado es sorprendente (o no!). Y reemplazar a los "Mochuelos" y los "Ratones" por el nombre adecuado a los tiempos actuales no ofrece ningún misterio.


“Con aquel régimen […], Alcolea gozaba de un orden admirable […].
Esta perfección se conseguía haciendo que el más inepto fuera el que gobernara. La ley de selección en pueblos como aquél se cumplía al revés. El cedazo iba separando el grano de la paja, luego se recogía la paja y se desperdiciaba el grano. Algún burlón hubiera dicho que este aprovechamiento de la paja entre españoles no era raro. Por aquella selección a la inversa, resultaba que los más aptos allí eran precisamente los más ineptos. […]
La política de Alcolea respondía perfectamente al estado de inercia y desconfianza del pueblo. Era una política de caciquismo, una lucha entre dos bandos contrarios, que se llamaban el de los Ratones y el de los Mochuelos; los Ratones eran liberales, y los Mochuelos, conservadores.

En aquel momento dominaban los Mochuelos. El Mochuelo principal era el alcalde, un hombre delgado, vestido de negro, muy clerical, cacique de formas suaves, que suavemente iba llevándose todo lo que podía del Municipio.

El cacique liberal del partido de los Ratones era un tipo bárbaro y despótico, corpulento y forzudo, […] hombre que cuando entraba a mandar, trataba al pueblo en conquistador. Este gran Ratón no disimulaba como el Mochuelo: se quedaba con todo lo que podía, sin tomarse el trabajo de ocultar decorosamente sus robos.

Alcolea se había acostumbrado a los Mochuelos y a los Ratones, y los consideraba necesarios. Aquellos bandidos eran los sostenes de la sociedad; se repartían el botín.[…]

Andrés podía estudiar en Alcolea todas aquellas manifestaciones del árbol de la vida, y de la vida áspera manchega: la expansión del egoísmo, de la envidia, de la crueldad, del orgullo."


Pio Baroja, "El árbol de la ciencia". 1911.

1 comentario:

cacho de pan dijo...

estimado fafner: el hombre es el hombre, un depredador, un carnicero, con capacidad de sonreír. Y a veces hay milagros.